Elfos

Los elfos son criaturas de la mitología nórdica y germánica representados como hombres jóvenes y mujeres de gran belleza que viven en bosques, cuevas o fuentes.

En novelas de fantasía y cuentos de hadas, los elfos son frecuentemente descritos con orejas puntiagudas, aunque con diferentes estaturas, desde diminutos a semejantes a los humanos.

Son seres de larga vida o inmortales y tienen poderes mágicos, que usan para proteger la naturaleza. Viven en sociedades análogas a las humanas, con reyes a quienes siguen. Aman el juego, la danza y el canto. A menudo pasan la noche entera en rondas infatigables que sólo interrumpe el canto del gallo. El que, de noche, en una llanura solitaria, se deja fascinar por la belleza de sus hijas y acepta entrar en su ronda, está perdido. Pero lo más frecuente es que sus danzas no tengan testigos; por la mañana se nota solamente en la hierba húmeda el rastro de sus pasos.

En alta fantasía, como en las obras de Tolkien, generalmente los elfos no son hostiles a los humanos, ya que los consideran inferiores y de poca importancia. A menudo desprecian a la especie humana como inferior y bárbara, del mismo modo que algunos miran a los animales de compañía y otros animales; el caso más extremo de esto podemos encontrarlo en los elfos de Pratchett, donde se trata de seres sin ningún tipo de empatía ni remordimientos, que tratan a los humanos (y a todos en general, hasta a ellos mismos) como fuente de diversión, sin darle demasiada importancia al tipo de entretenimiento que proporcionen (música, danza, sujetos para torturar, etc.).

También hay elfos oscuros (svartalfer en la mitología nórdica), los cuales son retorcidos y malignos. Los elfos son enemigos de los orcos y goblins, y suelen estar permanentemente en disputa con los enanos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada